Buscar este blog

4 mar. 2020

RESIDENTE: Cabeza, rodilla, muslos y caderas

René hizo un tema y no es uno más. Rompió el botón de reproducciones para contar una parte personal, mirando fijo a una cámara, rapeando su cronología en un viaje que lo llevó a ser quien es pero ¿Realmente quiere serlo? (Por Lucho Capristi)


Una lágrima cierra el video del rap que emocionó hemisferios. Apenas va una semana desde que el puertorriqueño hiciera una autobiografía, teniendo presente un descargo guardado desde hace tiempo. René Pérez Joglar jugaba, andaba en bicicleta y tenía ventanas de sol, hasta que decidió comerse el mundo de un mordisco ​para convertirse en Residente, productor y compositor multipremiado de música urbana. En el medio le pasaron alegrías y derrotas. Ahora se siente vacío. Quizá el mundo se lo comió a él.

“Hoy todos los puertorriqueños se tiraron para una marcha a luchar en contra del desempleo”, así denunciaba Residente cuando recibió un premio en la MTV en 2009. Acto seguido le dijo “hijo de puta” al entonces gobernador Luis Fortuño a quien tildó de responsable. Los shows que tenía en su país fueron cancelados. Se arrepiente. No por expresar las injusticias sociales, sino por insultarlo. Las contradicciones surgen. El “mal hablado” responde pero es censurado. Curiosamente al final de aquella ceremonia, Residente ofreció disculpas, pero cerró con la frase: "Soy fucking de izquierda y tengo mis Adidas bien puestas que me contradicen y el que no se contradiga en esta vida que me lo diga en la cara".

Residente fue miembro fundador y vocalista de la reconocida banda Calle 13, la cual se relacionaba con diferentes géneros utilizando instrumentos poco usuales en la industria mainstream de la música. La integraban su hermana Ileana Cabra Joglar y su hermanastro Eduardo Cabra Martínez, ganando en total de 27 Gramys. En el año 2015 decide iniciar su carrera como solista manteniendo la temática de protesta y conciencia social, lo que hizo que fueran prohibidas en algunos países, incluido su natal Puerto Rico. Ahora con “René” repasa su vida de forma monumental, exponiendo sus miedos y sus padecimientos, sin dejar de lado sus anhelos. 




“Esta es la canción más importante”, así lo resalta René y expone la depresión que le tocó pasar en su juventud, haciendo hincapié en los destinos de algunos de sus amigos. En redes sociales compartió como se fue gestando su más reciente tema. Una noche le tocó salir al escenario en México, pero el cantante se sentía “muy mal” a tal punto que llamó a su madre pero aún no podía reaccionar. Vino un amigo de la universidad para acompañarlo durante y después del show. Al día siguiente la comenzó a escribir. “Lo dirigía, lo protagonizaba, necesitaba que se sintiera real, quería sentirme en casa”.

En la apertura de la canción se puede observar el hogar donde vivía, la Calle 11, antes de mudarse a la Calle 13. La voz que se escucha no es de ninguna profesora, sino de la propia madre de René, Flor Joglar. Cuando era pequeño, ella le tenía que cantar todo para que pueda estudiar, debido a un déficit de atención. Los indios tainos a los que se refiere, vivían en el territorio de las Bahamas, Jamaica, Republica Dominicana, Haití y Puerto Rico. Tenían un deporte tradicional llamado “Batú”, en dos equipos compuesto de 12 jugadores, donde utilizaban todo su cuerpo menos las manos, para no dejar que se caiga la pelota. Estos son mencionados en el primer hit de Calle 13 “Atrévete-te-te”.

El hombre que se sienta en frente del supermercado en el video, es Mayin un hombre en una situación de extrema pobreza que aparece todos los días para cuidar el negocio, las personas que pasan hablan con él y le donan comida. René lo conoce desde los 5 años. En su barrio de Trujillo Alto se puede ver familias y casas de clase media trabajadora. Con recovecos, subidas y bajadas, jugaba con sus amigos, los cuales años más tardes serian asesinados por la policía. 




Casi a capela. En el fondo suena un piano manteniendo al principio un efecto de vinilo. En las partes relevadoras como cuando dice “en la industria de la música todo es mentira”, pareciera que el piano sube su volumen, como queriendo tapar, esconder. Aunque en el estribillo suena más solemne. Es aquí donde menciona el número 7550822 que pertenece a su casa. René realizó un trabajo retrospectivo, no solo con este simple sino antes, como por ejemplo en “Residente”, donde hace un viaje a sus raíces al mismo tiempo que colabora con distintos artistas desconocidos, al contrario de lo otras personas que buscan “Ft” como estrategia de publicidad. Su mensaje es mostrado pero no directamente, hay un concepto detrás de sus letras. El final de su video expone la cara de su hijo por primera vez, abrazándolo, volviendo a su barrio de la mano. Seguro lo dejó claro, pero ¿Con qué parte del cuerpo jugaban pelota los indios tainos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario