Buscar este blog

8 oct. 2019

32 años después del chabón

Se cumple un nuevo aniversario de la presentación del último disco de Sumo.
La mitología no escrita de Luca Prodan comienza desde antes de su concepción, en el encontronazo de pasaportes de sus padres.  Cecilia Pollock era escocesa pero nació en China y Mario Prodan se nacionalizó italiano pero nació en Turquía. Luego de una ópera nació el pelado,  en la madrugada del 17 de mayo de 1953, casi por mandato musical. El “after” que vendría sería alocado, melancólico, autodestructivo y único. 



Un representante del deporte nacional japonés aparece en blanco y negro. Flexiona las rodillas levemente hacía adelante mientras realiza una pose preparándose para empujar con gran fuerza. En su boca acumula el aire y sus cachetes se hinchan, sobrepasando las dimensiones de su rostro. En la esquina superior derecha aparece la palabra “SUMO” con letras que hacen alusión a la cultura oriental. La visión fue proporcionada por Roberto Pettinato, quien la había robado una maquina de escribir al padre para estampar los nombres de las canciones en la contratapa. Para ellos, el 50 por ciento de su mensaje estaba en esa imagen.


Fue el último disco de la banda, que empezó en 1981 y se disolvió en 1988. Fue editado en 1987 y para Luca, resultó ser el mejor disco ya que “no contiene ningún hit único”. After Chabón se grabó en un solo día en casi 7hs ininterrumpidas y sus compañeros relataron en varias oportunidades que su concepción se pareció bastante a un parto, en especial porque ese año Luca “se dejó ir”. “Luca se va a morir”, era lo que comentaban mientras se tomaban descansos de 10 minutos.
“Cuando lo grabamos estaba en un estado de profunda tristeza, la voz se me nota, pero por ahí aparece el guitarrista eufórico y tiene otra onda, claro la gente va cambiando”, comentaba Luca en la entrevista recopilada por Disco Pi. Así le gustaba “todo roto”, como su campera, como su casa, como sus zapatos y también a veces como la música de Sumo, a la gente le gusta, dice el cante, porque por lo menos “es verdad”.



El primer tema es “Crua Chan” está inspirada en la Batalla de Culloden, que se llevó a cabo en el año 1746, entre escoceses e ingleses. “Fee, Fi, Fo, Fum, huelo la sangre de un inglés”, le cantaba su madre mientras jugaba con él y su hermana, y pertenece a un viejo versículo de aquel entonces. En el 2007 integrantes de la banda se reunieron abriendo el recital con el mismo tema, aunque faltaron las gaitas.
En “No tan distintos”, ocurre una suerte de premonición, ya que Luca muere 2 años antes de la caída del muro de Berlín, ocurrida en ese mismo año que relataba la canción. En alguna entrevista perdida, cuenta que en todas sus canciones había premoniciones.

“Me voy a poner azul, me voy a cortar el cuello, me voy a reventar la cabeza, me voy a meter al baño, me voy a tirar en la cama”, decía el mensaje cifrado, siete meses antes de morirse en “Hola Frank”. Esa era una de las frases de despedida. Este disco lo presentaron el 10 de octubre en el Estadio de Obras ante 4.000 personas, pero la salud de Luca ya no estaba bien.

Stephanie Nuttal es una ex baterista inglesa co- fundadora de SUMO, junto a su amante en esa esa época, Luca. Tuvo que regresar a Inglaterra debido al contexto bélico en Malvinas. En su honor, le dedicó el último tema, “Percussion Babay”.
Sumo se despidió con un álbum de una notable madurez como para contener la contundente “Lo quiero ya”, el melancólico reggae “La gota en el ojo” y "Mañana en el Abasto" donde se detalla da una particular y emotiva descripción de un barrio típico de la Capital Federal, en una época de tomates podridos, ya que donde está ahora el shopping había un mercado de frutas y verduras. Ahora solo hay tomates podridos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario