Buscar este blog

7 dic. 2018

Series: Mejores segundas temporadas del año.

Algunas de las series más aclamadas por la crítica continuaron con sus historias manteniendo la calidad.

¿Quién dijo que las segundas partes no son buenas? Sin dudas esa persona no le dio la oportunidad a los shows actuales que aparecen en esta lista. Sin repetir y sin soplar spoilers, mencionamos cuatro tramas atrapantes de diferentes géneros que merecen maratón. Por Lucho Capristi.


Ozark

Las temáticas relacionadas al narcotráfico han sido recurrentes en las plataformas de streaming como Netflix, pero Ozark destaca por ser diferente al resto. Nos muestran las odiseas de Marty Byrd (Jason Bateman), un contador excepcional que lava dinero para uno de los carteles más grandes de México. Pero por culpa de uno de sus socios, deberá mudarse a un pueblito alejado de todo, para continuar con el negocio que ahora se torna familiar.


El conflicto principal, que evoluciona a lo largo de las dos temporadas, es la relación de Marty con su esposa e hijos, quienes se ven envueltos en situaciones impactantes. Transmite una esencia a lo Breaking Bad, sobre todo porque a cada acción le corresponderá una reacción. “El dinero no es un anhelo, es el medio y es el fin, no es la excusa, es el engranaje”, dice el contador, que probará si el fin justifica los medios.


Legión

David Haller (Dan Stevens) fue diagnosticado con esquizofrenia, pero no es un humano común y corriente. Resulta que estamos en el universo de los X-Men y este individuo, hijo del profesor X, tiene la capacidad de destruirlo todo sin sudar.

Pero la invención del productor Noah Hawley, va más allá. Con su estética surrealista y una propuesta original, nos deja un mensaje rotundo: “No vivimos en un mundo real, vivimos en un mundo de percepciones”.


La primera parte sirve como una presentación, donde habrá acontecimientos aleatorios un poco confusos, como la mente del protagonista. Pero a medida que avanzamos en los laberínticos capítulos, no podemos evitar sentir vértigo al ver que pasará después. Con su manera atípica, la segunda temporada se torna más oscura. Hasta parece una clase de psicología, cuestionando lo visto anteriormente. A lo largo de los 8 episodios sabremos si estamos viendo el camino de un héroe, de un villano o algo más.


The Handmaid's Tale

Para comenzar con un parámetro, vale aclarar que la serie distópica, basada en la novela de Margaret Atwood, triunfó en los Globo de Oro y en los premios Emmy coronándose como el Mejor Drama del 2017. La cadena Hulu logró plasmar ese orden totalitario y machista, de una manera cruda, tomándose libertades con sucesos contemporáneos.

Estados Unidos cayó en un régimen patriarcal y religioso que somete a las mujeres en jerarquías degradantes. Entre ellas se encuentra June (Elisabeth Moss), que es separada de su familia a causa de este gobierno. Pasó a ser “una criada”, su cuerpo es propiedad del estado y solo será utilizada para concebir hijos.

La segunda temporada profundiza aún más el sentido combativo y las luchas internas de la protagonista. Sobresale en la fotografía, adaptando la luz a cada situación, acompañando una narrativa que deja de lado el libro para tomar un camino independiente y acertado.


WestWorld

El infierno está vacío y todos los demonios están aquí”, dice una de las maquinas. Ciencia ficción y suspenso encasillan muy bien a este show creado por Lisa Joy y Jonathan Nolan. Basada en la película del mismo nombre, que curiosamente inspiró a la saga Teminator, la nueva producción de HBO nos lanza a un parque que recrea el lejano oeste. Aquí las personas pueden realizar todo tipo de atrocidades sin consecuencias, o al menos eso piensan.


Fue ganadora en los premios IGN, como mejor serie novedosa, gracias a su primera temporada que hilaba el plan maestro de Robert Fort (Anthony Hopkins), el dueño del parque, quien contempla a los androides y anfitriones. En la segunda parte vemos más hincapié en la acción, con saltos temporales y nuevas ambientaciones por descubrir.

El caos toma el control. Unas actuaciones de lujo y una producción de la talla de Games of Thrones enriquecen un escenario que será testigo de los placeres más violentos, revelando “la verdadera naturaleza humana”, como sentencia Fort.

No hay comentarios:

Publicar un comentario