Buscar este blog

10 sept. 2018

NTVG en Tortuguitas: “Nuestra casa más que nunca”


En el DirecTV Arena, la banda uruguaya repasó su historia y hasta desempolvó algunos clásicos que hicieron disfrutar a miles de fanáticos que colmaron el lugar. 
Por: Eber Iraizoz / Fotos: Tamara Simón

El día no podía ser mejor: el calorcito primaveral ameritaba birrita en la vereda y los ntvgeros y ntvgeras lo llevaron a cabo desde tempranas horas de la tarde en las zonas cercanas al pintoresco domo de la ciudad de Tortuguitas. Los micros en el estacionamiento eran muchos, las banderas y las heladeras también, los abrazos, los besos, los gritos y los reencuentros se daban por doquier y adentro la banda preparaba una bomba como cada vez que le toca validar en vivo. 

El ingreso al lugar fue ordenado y repentino, cerca de las 20.30 se formó una larga fila que avanzó a paso firme para darle un marco imponente a un espacio muy lindo y grande que estaba repleto. Las luces se apagaron, las alarmas sonaron y el tradicional griterío se apoderó del lugar mientras las banderas flameaban y los rasgueos de guitarra cruda del “Bambino” Pablo Coniberti daban inicio al show.

El encargado de abrir la noche fue el rockero Pegame más fuerte del último disco Suenan las alarmas, seguidos los clásicos Cero a la izquierda y Al vacío ya ponían la pauta de un concierto inolvidable en el que, además de los temas que forman parte del trabajo más reciente de la banda, iban a aparecer canciones de esas que no son frecuentes y que hicieron vibrar a los presentes.

NTVG preparó un espectáculo en el que decidió no mirar para un costado en las cuestiones que le pasan a nuestro país. El momento más emotivo de la noche sucedió cuando apareció Ilegal canción del cuarto disco de la banda Todo es tan inflamable y que trata sobre el aborto, las luces se tiñeron de verde dejando en claro cual es la postura de los liderados por Emiliano Brancciari con respecto a esta problemática y el público acompañó. Para rematar el fragmento, el tema que siguió en la lista fue Más mejor, ese que le habla a la iglesia retrógrada que se olvidó de sus hijos.

Las noticias no estuvieron ajenas a la noche. Emiliano anunció la salida de un libro para fin de año en el que contaran la historia de la banda como motivo del festejo por sus 25 años de vida y celebró el regreso de la banda al Estadio Obras en noviembre confirmando que a la fecha del jueves 22 se le agrega la del sábado 24 en un combo que para muchos podría extenderse. Además adelantó que el próximo año girarán en un formato distinto en el que volverán muchos temas guardados. 

El invitado de la noche fue Néstor Ramljak de Nonpalidece, banda con la que van a compartir escenario en Concepción del Uruguay en 20 de octubre, interpretando La flor y Verte reír en un mix que demostró que a No Te Va Gustar le sienta muy bien el reggae, uno de los géneros predilectos del grupo. 

Dentro de las canciones que aparecieron en la noche y son de esas perlitas figura No lo ves, uno que tiene que estar siempre como Llueve tranquilo, De nada sirve con toda su emotividad a grito pelado “podré caerme a pedazos pero acá siempre estas vos”, porque al final de todo eso es lo que pasa con esta banda y su gente. A pesar de la economía complicada, de la distancia, de todos los años que pasaron, la fidelidad sigue intacta y a medida que avanzaba el concierto parecía que aparecían más y más banderas flameando. 

El cierre se acercaba, Los villanos sonaban y el recuerdo de Mauricio Macri no faltó. La noche concluía Con el viento, Fuera de control, el hacer presente que “con hambre no se puede pensar” y que podes volver a tu casa cuando quieras, porque No Te Va Gustar es eso, nuestra casa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario