Buscar este blog

4 ago. 2018

Riot Grrrl: redefiniendo la filosofía punk


Un poco de revisión del genero punk, sobre todo en las últimas décadas, con constantes cambios.
Por: Guada Álvarez

El punk desde sus inicios, como género musical y contracultura, siempre estuvo cargado de ideología, protesta y enojo. Claro ejemplo de ello fueron los Sex Pistols o The Clash, ambos grupos con una tendencia anarquista-izquierdista que no solo lo reflejaban en sus letras, sino también en su actitud.

Pero, como todo lo que rige bajo el sistema patriarcal, era un movimiento bastante machista y misógino, sino es que hasta el día de hoy lo sigue siendo. No hace falta decir que en la primera ola del punk las mujeres ocupaban, generalmente, el puesto de “groupie” o “acompañante de la banda” y el de “musa”; eran muy pocas las bandas que incluían mujeres en sus músicos o aun más escasas, las bandas de mujeres, exceptuando a The Runaways.


En 1990, Tobi Vail aparecía junto a Kathleen Hanna para poner en marcha el fanzine Bikini Kill, donde alternaban textos sobre punk y teoría feminista, en lo que sería el antecedente de Riot Grrrl. Una revista que era un grito de rabia, un rechinar de dientes, un homenaje a Jen Smith y un llamamiento a la acción, se cifraba un anhelo común: “Bombardear el centro neurálgico de la falocracia del rock”, tal y como lo expresaría Kim Gordon, bajista de la banda Sonic Youth.

Después de esta publicación, la energía colectiva se volcó en otras publicaciones de fanzines , y tiempo después se convirtieron en talleres donde las mujeres podían informarse acerca de cuestiones diversas como el bullying, la sexualidad, el aborto, la teoría feminista, la autodefensa y la violencia machista, e incluso escribieron un manifiesto del movimiento donde se declaraban anti racistas y anti capitalistas.  Y, por supuesto, anidó en la música, donde todas las cuestiones anteriores parecían caber en los estrechos límites de una canción de tres minutos. Así nacía el movimiento Riot Grrrl (revuelta de chicas).

Una de las bandas más emblemáticas fue Bikini Kill, integrada por las ya nombradas Tobi Vail (bateria) y Kathleen Hanna (voz, guitarra), acompañadas en el bajo por Kathi Wilcox y, el único hombre en la formación, Billy Karren en la guitarra principal.

Lo más interesante sucedía encima de los escenarios, donde Kathleen Hanna estaba reivindicando un atípico modelo de frontwoman. Con la palabra “PUTA” escrita sobre su vientre, la vocalista lanzaba al público masculino los despojos del lenguaje que éste utilizaba para violentarla. Mientras bailaba alternativamente como una animadora o una stripper, desterraba a los chicos a las últimas filas y animaba a las mujeres a acercarse a la primera línea de fuego, de donde nunca debían haber salido. Y cuando cantaba sobre el abuso sexual, contra cualquier forma de autoridad o acerca de las distorsiones de los medios de comunicación, también estaba recordando que esos temas no eran patrimonio de las bandas masculinas de punk. El papel de Kathleen Hanna fue crucial a la hora de introducir cuestiones de género en las filas del rock, siendo en todo caso la catalizadora de una corriente espontánea.

Saliendo de Olympia, hubo bandas como 7 Year Bitch de Seattle e incluso Huggy Bear en Brighton, Inglaterra que defendieron la causa. De esta manera, las riot grrrl se hacían notar cada vez más, incluso llegando a oídos de grandes músicos como Kurt Cobain, amigo de las Bikini Kill, que las citó como una gran inspiración para él.

El movimiento llego a Latinoamérica de la mano de las She Devils (en la actualidad, las Kumbia Queers) y a España con bandas como Agoraphobia.

Aunque el movimiento perdió relevancia en los finales de los 90’s, con la separación de Bikini Kill y la apropiación del “Girl Power” por parte de las Girl Bands como las Spice Girls, hoy en día el legado de las Riot Grrrl se puede ver reflejado en bandas como las Pussy Riot (si, esas que se entrometieron en la final de la copa del mundo) o en cantantes como Hayley Williams, o en la mismísima Kathleen Hanna con su actual banda The Julie Ruin.

No podemos negar que las Riot Grrrl pisaron fuerte el panorama del rock, sacudiéndolo con sus letras y actitud demoledora, y que marcaron un antes y un después en la historia de la música, y también agradecemos que hayan puesto el rol de la mujer en el mapa del punk rock. 

REVOLUTION GIRL STYLE NOW!

No hay comentarios:

Publicar un comentario