Buscar este blog

14 ago. 2018

La Franela y Los Perez Garcia: una gira para disfrutar


Luego de un paso por Rosario y Córdoba, las bandas se presentaron el sábado 11 de agosto en La Plata.
Por: Rocío Rodríguez / Foto: Los Pérez García

Las dos bandas de la noche comparten un estilo particular, el cual resultó ameno para pasar la velada. Con ritmos pegadizos y los clásicos de siempre, el frío platense se pasó entre vasos de cerveza y cánticos, de la mano de La Franela y Los Pérez Garcia.

El público que se encontraba en El Teatro Bar – Sala Ópera era mayormente adulto, se nota a diferencia de otras bandas que Los Pérez García tienen mucha trayectoria en la historia nacional y su público no es reciente, los acompaña hace tiempo sabiéndose todas las canciones, tanto las nuevas como las viejas. En este aspecto, era notable la cantidad de familias que habían ido juntas, con chicxs que se bailaban todo agarradxs de la mano de sus xadres. 

La banda telonera, La Franela, arrancó a sonar a las 22.15. Sus siete integrantes se movían de acá para allá, cada uno inmerso en el instrumento que tocaba. Aunque abajo del escenario no estuviera la misma encimismación, verlos prácticamente en su mundo (o en su salsa, como se dice ahora) era algo para disfrutar. 

El rato que estuvieron tocando, siguió entrando gente a la sala. Entre su repertorio, le dedicaron Pasarás a la banda que los invitó, el público agitó con un cover de Los Piojos de la mano de Piti Fernández, fundador de dicha banda, y para cerrar, tocaron dos temas claves de su discografía: Hacer un puente, y Lo que me mata. En el escenario, había pañuelos verdes, algo ya característico del ambiente pero necesario de reivindicar luego de la votación de Senadores. Medio riendo y medio bailando, el público despidió calidamente a La Franela cerca de las 23 horas, esperando que suba la banda principal.

Pasados 20 minutos de intervalo, la gente empezó a cantar y aplaudir a Los Pérez García. Las luces se atentaron y se veía ya un público mucho más numeroso que cuando había arrancado la banda telonera. Y media arrancó a sonar una guitarra y desde abajo se acompaño al toque cantando Posdata. Sorprendió la canción que arrancó con un telón bajo aún, abriéndose al final y mostrando al público que había coreado una canción que sonaba por los parlantes. Entre risas, recibieron acaloradamente a la banda cantando “por eso yo te sigo a todas partes hoy, vamos los Pérez, Pérez García”.

El primer tema oficial de la noche arrancó con una batería muy marcada. Las canciones tenían un sonido claro y se notaba que era la banda que la gente estaba esperando, los brazos estaban altos y agitando bien al frente, mientras que desde atrás se movían las cabezas al compás y algún que otro pasito de baile se dejaba ver entre la gente. El ambiente tranquilo y las canciones pegadizas lograban que todxs estemos en la misma sintonía, disfrutando de la banda.

“¡Buenas noches La Plata, como va, gracias por estar acá esta noche!”, dijo Beto Olguín y el público se hizo escuchar con vitoreos. Ellos desde arriba, todos vestidos de negro, resaltaban con las telas del fondo y los colores llamativos de las luces, que cada tanto no se decidían si alumbrarlos a ellos o a nosotrxs. 

Las canciones románticas estaban presentes desde un comienzo, con una extraña melancolía que te hace bailar en lugar de llorar. Aunque creas que nunca escuchaste una canción de Los Perez, es casi seguro que alguna de sus letras las conoces. Los de la banda juegan con los instrumentos e imitan las canciones poniendo caras como si estuvieran contando las historias detrás de ellas, que son fáciles de seguir. 

La trayectoria de la banda, que aparece en el ’94, es la que ocasiona eso que conté antes y esto que cuento ahora: el escenario estaba iluminado sólo por una luz blanca, y Julio Medina, uno de los fundadores, dio inicio al instrumental de una de sus canciones más conocidas. Magdalena fue cantada por el público, la emoción y la emotividad del momento daba cuenta de la larga trayectoria de la banda.

Uno de los temas se anunció antes de tocarse, “¡A los tumbos pero va!” y la gente fue saltando como en una especie de pogo individual, tranquilo, donde nadie se choca con nadie y todxs disfrutan por igual.  Los momentos de pogo fueron mezclandose con la melancolía, como en A callejear.

Haciendo hincapié en su gira con La Franela, tocaron todos juntos una canción a la que se le antecedió una especie de brindis “Aguante la música, La Franela, aguante el rock y la amistad, salud”, se escuchó antes de que Ruta empezara a sonar. 


En un marco donde el día a día es difícil, y las entradas no son prioridad, Los Pérez García agradecieron a su público por esta última fecha antes de su gran concierto en el Gran Rex, el próximo 18 de octubre. Si La Plata fue fiesta, en Capital se va a copar. Nos quedamos expectantes y a la espera de esa gran fecha que seguro va a dar de hablar, y esperamos seguirlos acompañando en este largo recorrido que ya lleva casi 25 años de gira. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario