Buscar este blog

8 jun. 2018

Pastillas del Abuelo: locura y realidad en GEBA


Luego de recibir un disco de oro por su más reciente obra en vivo, las Pastillas se presentaron en GEBA para volver a reencontrase con su público en la Ciudad de Buenos Aires.
Por: Javier Jiménez / Fotos: Pastillas del Abuelo

Con el frío y el viento como protagonistas, la noche del sábado 2 de junio en Palermo parecía ser complicada para estar al aire libre. Por lo menos hasta pasadas las 21, antes de que empezara el show, las camperas con sus cierres hasta arriba, los gorros y hasta alguna que otra bufanda, eran quienes predominaban en el campo de GEBA, hasta que todas las luces se apagaron y todos empezaron a empujar hacia adelante, ante el inminente comienzo del show.

Los teclados de Alejandro Mondelo dejaron ver que canción que abriría el show, como así lo hace en el último disco en vivo, sería Rompecabezas de amor. Un arranque que no permitió mucho baile, ni mucho salto, que luego sí aparecerían con La creatividad y con Cambios de tiempo, dispuestos a calentar los cuerpos y hacerle frente al viento y al frío que amenazaban.

Sin la necesidad de hablar mucho, la banda dejó que, como casi siempre, hablaran sus canciones. Con los pañuelos verdes por el Aborto Seguro, Legal y Gratuito, en casi todos sus integrantes, Piti Fernandez aprovechó para agregar que, obviamente, la banda está a favor del mismo. Luego de este comentario, llegó el "bloque quejón" de la noche, el cual estuvo compuesto por Desde la postura, Gobiernos procaces (Pro K se es, mostraban las pantallas), Viles medios y Los oportunistas.


En una noche en la que la lista no tuvo muchas sorpresas, dos de los aspectos más positivos son que la banda haya transmitido el recital por Youtube, para que todos los que no pudieron acercarse a Palermo, ya sea por la crisis o por vivir demasiado lejos, pudieran disfrutar de cada detalle del show, con gran calidad de sonido e imagen. Además, este queda guardado en la página, por lo cual se puede revivir cuando uno lo desee. Por otro lado, el gran acierto de todo el equipo de Pastillas fueron las pantallas, una especia de paneles móviles, que se movían e iban cambiando la forma que armaban entre todos, para adecuarse a cada canción. 

Entre tanta celebración, hubo lugar para los invitados: por un lado, Titi, bajista de ANIMAL, subió en Qué vicios tengo, para aportar toda la fuerza que le implementa a su instrumento y, de esa manera, lograr una gran versión del tema que forma parte de uno de los discos más importantes de la banda. Por el otro, Fer Ruiz Díaz, cantante de Vanthra y de Catupecu, tomó el micrófono para Inercia y aportó con su particular voz.

Después de abandonar el escenario por menos de cinco minutos, los integrantes volvieron para los bises: La doctora, Vuelta de tuerca y el final con Ojos de dragón. Con una lista que rondó casi los 30 temas, la banda demostró estar a la altura de la gente que moviliza actualmente y, lo que siempre es positivo para nuestro rock, también pudo hacer su segundo estadio conservando un buen sonido. Mientras tanto, ahora tocará volver a lugares más "chicos", como serán las fechas en San Miguel y Obras, en el mes de Agosto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario