Buscar este blog

12 jun. 2018

Onda Vaga: viernes fuerte y caliente en Niceto


En un Niceto agotado, la banda hizo un recorrido por sus discos y brindó calor a la fría noche porteña.
Por: Flor Bertoncini / Fotos: Tamara Simón

Día de olvidar las preocupaciones: pesado por la clásica humedad de Buenos Aires, liviano por terminar la semana. La gente iba llegando al baile, temprano, para no perderse a quien abriría la noche.

¿Habrá sufrido la humedad Pascual Cantero cuando llegó a Niceto ese viernes? Si lo hizo, no nos dimos cuenta. Porque Muerdo, como es conocido este español oriundo de Murcia, no se quedó quieto ni un minuto en la apertura que brindó para Onda Vaga. Con temáticas sociales y positivistas, este artista combina ritmos de reggae, folk y hip-hop con pegadizas notas que hicieron calentar motores para lo que vendría después. El cantante que cruzó el océano está girando por Buenos Aires: se presentó el sábado en Palermo y el domingo en La Plata.

Llega el turno de ellos, los amigos por casualidad. Se abre el telón y observamos casi diez artistas en escena, en un escenario donde no cabía un alfiler. Entre una trompeta y un trombón, ukelele y guitarras, charango, cascabeles y pandereta, vimos algunos de los indispensables de esta banda para lograr su movida.

Luces que viran del verde a violeta y se posan sobre el conjunto de músicos. La canción elegida para abrir el show es Leona, del último trabajo del quinteto. La gente enloquece. La temperatura sube. El show ha comenzado y la noche no tendrá respiro. Se escucha una voz sobrenatural, casi monstruosa pero hay miradas cómplices. Saben que se trata de El as, extraído de su cuarto y más reciente disco, titulado justamente, OV IV.

El primer repaso por su historia vino de la mano de Tataralí, que sonaba allá en el primogénito Fuerte y caliente, al que le siguió Ir al baile, del tercer disco, Magma Elemental.

Continuando con el recorrido por su último trabajo, llegó el turno de chasquear los dedos y mover más rápido los pies (si aún no lo estábamos haciendo) al son de El estupor y Olviblater, para luego bajar la frecuencia cardíaca e hidratarse en exceso con No es un exceso. Esta seguidilla del cuarto disco termina con el primer single que vio la luz, La maga.

Las cuerdas son protagonistas en otro repaso con Sequía de amor y Va al oeste, donde me di cuenta de que, por donde mirara, veía gente. Un Niceto explotado festejaba en medio de bailes a cada rincón.


Ya se empezaba a percibir el olor a fin de show que dejaba la emotiva Despedida. Sin embargo, la banda argento-uruguaya se tomó unos instantes para visibilizar la lucha que se lleva a cabo en el país por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, pronunciándose a favor con el pañuelo verde, símbolo de la campaña que impulsa el proyecto de ley. 

El rewind por Magma elemental significó un momento de calma con Revolución y Rendición. No podía faltar el ya clásico Mambeando, al que acompañaron Cartagena y A la mierda

Se agradeció la presencia de Muerdo, quien subió al escenario para cantar Te quiero y continuó con la línea de reivindicar el compromiso social y la lucha de la mujer, de insistir en el reconocimiento de la misma. 

Onda Vaga, esta banda de desconocidos que se cruzaron de casualidad en Cabo Polonio, jamás consideró que tocando unos acordes terminaría llenando incontables shows nacionales e internacionales. Una década de viajar por el país y el mundo con ritmos tan diferentes como el folk, el reggae y la cumbia, entre otros, hace que este conjunto de artistas entienda que son privilegiados. Saben aprovechar el momento. Saben la importancia de aprovechar el foco de atención que tienen sobre ellos como comunicadores sociales, tanto arriba como abajo del escenario. Quizás por eso demuestran su agradecimiento con el compromiso de quienes los siguen hace tanto tiempo, justamente con más del mismo. Porque el baile más lindo es el que festeja la lucha y la canción más alegre es la que cantamos juntos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario