Buscar este blog

17 may. 2018

Iluminando nuestra propia noche



Kapanga dio cierre a su gira bonaerense en pleno corazón matancero ante más de mil espectadorxs. Los encargados de ir calentando el escenario fueron La Maruja y Otras Hierbas, Pampa Yakuza y Cruzando el charco.
Por: Dani Ledesma / Fotos: Gaby Vazquez

Se presuponía que la noche del sábado 12 iba a ser muy extensa (y calurosa) dentro de Encuentro Club. No fue errado: la trama final estuvo a cargo de Kapanga, pero antes hubieron varios participantes. Los españoles de La Maruja y Otras Hierbas, fueron quienes dieron inicio a la velada, dando así por finalizada su gira por Argentina en donde presentaron su primer trabajo de estudio Un paseo interminable (2017).

Después, con un poco más de su público ya conocido, y algunxs curiosxs, salió al escenario la banda liderada por Hernán Saravia. Algo que caracteriza a Pampa Yakuza, y a su entorno, es la alegría que emanan con sus canciones. También el compromiso social que afrontan: Federico Quiroga fue el encargado de levantar y sostener durante todo el recital, el pañuelo verde de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Una postura que ya habían manifestado en otras oportunidades y mismo por sus redes sociales. Para el cierre de su corta presentación hicieron el tradicional Carnaval para tu desconsuelo, momento de suma conexión con el público, ya que es cuando abren una ronda al mejor estilo pogo ricotero, y los yakuzas bajan a saltar y corear con ellxs. 

El intervalo fue corto y quienes se apoderaron de la atención de lxs presentes, fueron los pibes de Cruzando el charco, ¡quienes tienen todavía siete presentaciones en lo que resta del mes! Ellos también dejaron en evidencia su postura frente al debate por el aborto legal, en este caso, Juan Matías Menchón, tocó el bajo con el pañuelo verde atado a su muñeca derecha.

Los platenses fueron mechando a lo largo de todo el recital canciones de sus tres discos, claro que no faltaron sus clásicos: La tercera en discordia, Cambiando de color, Terminales, Encontrar y Adónde están. En esta oportunidad, y con motivo de la proximidad al Mundial de Rusia, no faltó Zurda de cristal, canción en homenaje a Lionel Messi. Tampoco estuvo ausente el momento para moverse al ritmo de El baile. El recital culmino con Balas de magia, no sin antes recordarles a todxs su próximo recital el 16 de junio en Vorterix

Ahora sí: ya pasada la medianoche, y con el lugar completamente lleno, se incremento la impaciencia del público al igual que los cánticos, silbidos y aplausos. Ya hubo mucho tiempo de previa para hablar, escabiar, fumar, conocer bandas nuevas y demás, pero la manija no puede esperar más. Se apagó la música que sonaba de cortina para apaciguar la agitación de lxs seguidorxs, lo que indicó que el show ya iba a comenzar. Se abrieron los telones al ritmo de Los ojos y El albañil, lo que hizo saltar y bailar todxs lxs que estaban presentes en el local ubicado en San Justo. Seguido fue Miro de atrás, dándole inicio a lo que fue una larga jornada en donde repasaron más de 18 canciones de sus álbumes, la gran mayoría ya convertidos en hits. Y si de hits se trata, el público se encargo de agitar con euforia, en muchos momentos, la canción del verano MMLPQTP.

Algo para destacar de la noche fue cuando Mikel De Luna Campos se apropió del micrófono para deleitar a toda la audiencia con el reggae Casi. Fue él mismo quién le supo poner un freno a un espectador que hizo alusión a la homosexualidad en forma de chiste, Mikel aclaro el año en el que se vive y se pronunció a favor de la libertad sexual de cada individux: "al final el rocanrol es más careta, esto sí, esto no...".

Para interpretar el clásico Misamigos, Mono entendió a la perfección el "en las malas y en las buenas levantaremos nuestras copas,  aunque estén vacías o llenas, celebraremos para siempre" y alzó el vaso blanco con la figura del Gauchito Gil, brindando así junto a toda su gente. Seguido a esto llegó la presentación del invitado de la noche, alguien ya conocido en el mundo kapanguero, Tobías Fabio (hijo del Mono), quién acompaño en guitarra para hacer Go.

También hubo un lugar para reversionar, y reír, de la mano de Scooby Doo
El recital no podía terminar de otra forma, ya que el público mismo lo coreaba "Andate a dormir vos...", hasta que finalmente lxs complacieron y sonó El mono relojero, dándole un cierre a esta velada.

Presenciar un recital de Kapanga es similar a poguear mucho, intentar bailar (que con varios vasos encima, es mejor) y sobre todo sonreír. Es mucha energía en un mismo lugar. El carisma del Mono es tal que en paralelo a las canciones que interpretan, se crea un dialogo super fluido con el público, con chistes internos y todo. Sabe llevarse consigo muchos aplausos y risas.

Ellos se están preparando para tocar en el Lunario del Auditorio Nacional de Ciudad de México, el próximo 15 de junio, como parte de su Tour Mis amigos 2018.

No hay comentarios:

Publicar un comentario