Buscar este blog

22 may. 2018

En tiempos tan duros, de dientes apretados: De La Gran Piñata


Con la linda excusa de la presentación de "Canciones para los impacientes 2", unos adelantos del próximo disco a estrenar de la banda liderada por Dario "Pantera" Giuliano, el grupo oriundo de Zona Sur hizo temblar Haedo.
Por: Martín Moor / Foto: Aldana Ratti

La noche fría del sábado no impidió que los piñateros tengan su fiesta y se puedan acercar a Avenida Rivadavia al 17000, para ser más precisos al Auditorio Oeste. 21:30, como siempre puntuales con los horarios pactados de comienzo de show, Blanco fácil fue el primer disparo cargado del recital y siguieron subiendo escalones de euforia con Fiebre y uno que no se escucha tan seguido en los repertorios de La Piñata: Melodía para ver fantasmas

"Buenas noches, estamos trabajando en nuestro cuarto disco que está quedando muy bien y pronto lo vamos a tener todos", comentó la voz del grupo y su público devolvió su agradecimiento con el clásico canto de "'piñatero, ¡carajo!". Luego de la sentida interrupción, Pantera continuó diciendo: "Sabemos lo que cuesta poder comprar una entrada, seguir a una banda, les agradecemos de corazón que nos hayan elegido por encima de las otras opciones que tienen".

La lista varió por canciones clásicas como De bar en peor, Introspectivo y Tristeza, por algunas que de vez en cuando son tocadas como Trincheras, Malas noticias y Fe de ratas, y también para aquellas que son las que se vienen y forman parte de Canciones para los impacientes 2: Inmortal, A veces veneno e Instante. El cierre del show fue bien poguero, ya que Ícaro y Tu Can hicieron temblar al Auditorio, pero el cierre tuvo una breve extensión porque los piñateros pidieron una más al coro de "que lindas luces, que hermoso brillan, que bien te sale el apagón" y por eso, La historia de la mosca y la araña cerró una noche cargada de rock.


Para aquellos que se quedaron con las ganas (y porque como dijo el señor Giuliano, no se ganan la vida sin salir a tocar) anunciaron la vuelta de un ritual para De La Gran Piñata: tocar los días miércoles, entonces el 13 de junio lo harán en San Miguel y el 20 del mismo mes en La Trastienda. Ya falta menos para que el cuarteto de amigos de a la luz su nuevo hijo, mientras tanto los piñateros esperan el nuevo disco en un vagón, en la puerta de alguna casa, en una plaza sentaditos, porque ellos están en todos lados. Cuestión de tiempo, solo queda aguantar un poco más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario