Buscar este blog

12 abr. 2018

Taburete: ¡que siga la Joda!


Por primera vez en CABA, el grupo español se presentó el 10 de abril en The Roxy Live. Con su carisma, sus palabras y sus canciones, no defraudaron al público porteño.

Por: Cande Capelli / Foto: Taburete 

Luego de pasar por Punta Cana, México y Lima, llegó el turno de que la Gira Américas desembarque en Buenos Aires. Si bien en la entrada se anunciaba que el show comenzaba a las 21, a eso de las 19 abrieron puertas para que aquellos que tenían entrada, y habían anotado sus mails en una encuesta, pasaran a un Meet & Greet. 

Fue allí cuando algunas pocas fanáticas se dieron el gusto de saludar a Guillermo Bárcenas (voz principal) y Antón Carreño (guitarra y voz). Con mucha humildad y simpatía, ambos hablaron de diversos temas, como de asado, la “joda” nocturna, y hasta adelantaron qué temas no tocarían esa noche. Luego de varias fotos y autógrafos, Bárcenas y Carreño volvieron a sus camarines. 

Fede Cabral, el artista que abrió la noche, comenzó su show a las 20. El cantante se plantó en el escenario con una consola, un charango y una acompañante que cantaba los coros. Los dos vestidos con ponchos de colores, tocaron temas de los diferentes álbumes de Cabral

Una vez finalizado el show del telonero, luego de varios minutos de espera, la música característica de Star Wars comenzó a sonar en una sala más llena. La banda abrió la noche con su clásico tema México DF, aclamado ferozmente por el público. “Estamos muy felices de estar aquí, en vuestro país”, dijo Guillermo Bárcenas, y agregó: “Ahora vamos a irnos de viaje, agarrar un avión, y nos vamos a Kaiserlautern”. Fue así como introdujo ese mismo tema, que fue el tercero que tocaron. 

Antes de cada canción, algún miembro del grupo hacía una pequeña introducción. Fue Antón quien presentó Las últimas flores. “Quiero presentar a una amiga nuestra que nos lleva acompañando mucho tiempo… esta amiga se llama María Dolores y es para todas vosotras”, exclamó el español. 

El baterista, conocido como el Dr. Charas, fue reemplazado por un argentino, quien demostró sus dotes en un solo con el instrumento. Seguido a eso comenzaron a sonar los acordes de, nada más ni nada menos, Dr. Charas (que se encuentra en el disco denominado de la misma manera). Más tarde, Carreño le dedicó la canción Ella “a todas vosotras”, según dijo. Durante la canción, el cantante jugó a remarcar bien fuerte la doble ele, algo típico del ciudadano porteño. 

Le llegó el momento de presentar el siguiente tema a Daniel Guadaño, bajista. “Últimamente ando un poco preocupado”, comenzó, “imaginaros que nos levantamos un día y no existe la música. ¿Qué coño haríamos? Así que ¡viva la música, joder!”. Fue ahí cuando Antón Carreño lo interrumpió para presentar, de una vez, el tema: “Que empiecen a volar todas las Mariposas”

Para presentar El Rey del Contrabando, Bárcenas se adueñó del micrófono y exclamó: “Hay un tipo que no desperdicia ni los martes, ni los miércoles, ni los lunes, ni los domingos de Pascua. Él es el más pasado, su nombre es Fernando y es el rey del contrabando”

Tocaron también Hijos del soul, de su disco Dr. Charas, y Dos tequilas, del disco Tres tequilas. En este último, Bárcenas y Carreño bebieron un shot de tequila cada uno, y exclamaron: “¡A por vosotros!”, y pidieron al público que iluminen el escenario con las linternas de los celulares. 

“La nota triste de la noche la da la caída de nuestro querido Walter Palmeras”, exclamó el líder del grupo al presentar el tema, que posee una melodía alegre y está muy lejano a ser triste. La banda dejó que los fanáticos canten casi una estrofa completa, más los estribillos. 

Salieron por un par de minutos del escenario y volvieron a subir con el típico cántico del público que todo argentino conoce: “Olé olé olé, olé olé olé olá, cada día te quiero más. Taburete es un sentimiento, no puedo parar”. Impresionados y emocionados, los miembros de la banda filmaron y agradecieron todo el cariño que estaban recibiendo. El siguiente tema que tocaron fue el clásico Sirenas, que enloqueció a todos los presentes.

Antes de que comiencen a tocar Amos del Piano Bar, Bárcenas explicó al público el término que la banda tanto usa: “la joda”. “Yo tenía un amigo que una noche desapareció”, contó, “y se despertó en un avión aterrizando en Córdoba, Argentina, desde Madrid. Cuando le pregunté que qué coño le había pasado en la cabeza, me dijo ‘quería joda’”.

 El ambiente se tornó emocional y sensible cuando pronunció “Viva la joda y viva la amistad, rodeaos de buena gente. ¡Abrazaos todos! No hay nada más importante que la amistad, que estar rodeado de buenas personas que los acompañen en las buenas y en las malas”.

Tocaron Caminito al motel y a eso de las 22:30 cerraron con México DF, mismo tema con el que abrieron, pero re-versionado como en la versión del álbum Tres tequilas & un mezcal. Antes de despedirse, y para alegría de todos los presentes, afirmaron que en diciembre estarán de vuelta en la ciudad presentando su tercer disco. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario