Buscar este blog

3 abr. 2018

El Apocalípsis zombi llegó a Museum


La histórica banda uruguaya volvió a presentarse en Buenos Aires en un movidísimo concierto en Museum, que juntó lo mejor de su carrera con los nuevos temas de su último álbum a presentar, Apocalipsis zombi.
Por: Tomás Izzi / Fotos: Tamara Simón

Su historia, sus letras, su humor, su innovación y evolución constante se ven reflejados en esta increíble y potente presentación en vivo, que logró encender al público porteño una vez más.

Múltiples reacciones se podían ver en la gente desde la fila hasta la entrada al establecimiento de San Telmo, pero uno de los comentarios más esparcidos era sobre el espacio. ¿Era muy chico para una banda que acostumbra a llenar espacios como el Luna Park?, ¿La puesta en escena cambiaría mucho? los uruguayos estarían por demostrar su capacidad para dar el mejor show, sin importar donde lo estén dando.

Cerca de las 21:15, el quinteto integrado por Roberto Musso, Alvin Pintos, Santiago Tavella, Santiago Marrero y Gustavo “Topo” Antuña sale al escenario, abriendo la noche con las alarmas y el ritmo atrapante, pegajoso de Apocalipsis zombi. Tras esa primera explosión de euforia, El hijo de Hernández (ya un clásico) causaría la inmediata reacción poguera de los presentes. Este sería el primero de muchos.

 Luego de Ya no se que hacer conmigo llegaría Enamorado tuyo: esta cumbia melancólica sería el primero de los tres temas interpretados por Santiago Tavella (Quien además prometió venir con su otro proyecto, Otro Tavella & Los Embajadores del Buen Gusto).

Tras una seguidilla de temas que alternaban entre los discos Bipolar, AZ, Raro y Porfiado, llegaría la canción más popular de Habla Tu Espejo y (posiblemente) una de las más comerciales de la banda en los últimos años: la emotiva balada No Llora. Un gran cambio de ambiente, que se vio tanto en el escenario como entre el público.

Un par de temas después, Buen día, Benito y Roberto se encargarían de poner al público a saltar eufóricamente de nuevo. Y llegaría el momento “café concert” de la noche, donde Roberto hizo cantar a sus 4 compañeros (fail de Marrero incluido) con el público en expectativa de que esto fuera una suerte de introducción para Yo soy Alvin, el batero, lo cual no terminaría sucediendo. Allí comenzó Mirenme con Santiago Marrero como segunda voz. 


Me amo, Gaucho Power, Invierno del 92 y El Rey y El As serían las últimas canciones antes del poderoso bis, con el que la banda cerraría la noche en Museum. Miguel gritar fue una excelente introducción para el gran final: Yendo a la casa de Damián. Este último tema, uno de los grandes clásicos de la banda, hizo levantar y cantar como una sola gran voz a todo el público presente que exprimió al máximo cada etapa del encuentro. 

A pesar del bajo volumen de los micrófonos en las primeras canciones y la falta de temas de sus discos pre-trilogía Raro/Bipolar/Porfiado, las 24 canciones, una aceptable asistencia, un público prendido, una duración ideal y la promesa siempre presente de volver, nos hacen pensar que tanto el público como El Cuarteto de Nos salieron ganando.

1 comentario: