Buscar este blog

5 abr. 2018

Jeites: ¡por la liberación!


La banda se presentó en La Ciudad Autónoma de Buenos Aires y dio inicio al denominado “Ciclo Moksha” ayer 4 de abril en Niceto Club, Palermo. Con Adrián Berra como artista invitado, brindaron un show festivo, colorido y lleno de magia.

Por: Cande Capelli / Fotos: Ivi Gómez

A eso de las 20:55, luego de una larga espera, el grupo compuesto por Joaquín Varela, Francisco y Tomás Halbach, Juan Francisco De Paula, Gaspar Faltum, Josefina Halbach y Victoria Varela, subió al escenario simulando una prueba de sonido. El ambiente era descontracturado, como si estuvieran en camarines. Entre instrumentales, poemas e improvisaciones, se vestían y maquillaban frente a los espejos iluminados. 

Abandonaron el escenario y a las 21:20 entró Adrián Berra junto con su banda. Abrió con Nada más, del álbum Mi casa no tiene paredes (disco que grabó con Jeites como banda). Siguió con El Funeral, En movimiento y cuatro temas de su último disco Mundo debajo del mundo: Luna, Instante, Desaprender y Mundo debajo del mundo

Si bien el clima era tranquilo, el público frenético no dudó en armar pogos y cantar a la par del cantante, sobre todo cuando sonó Sigue y Berra sólo tocó la guitarra y dejó que el público cante su parte. Se despidió con Tiempos azules, el último tema de su primer álbum. “Nos vemos, viejo, abrazo. Los dejo con Jeites”, expresó.

Pasó un rato y el público estaba intenso, inquieto. Cerveza va, cerveza viene, se hicieron las 22:20 y el grupo de primos y hermanos subió otra vez al escenario, con sus caras pintadas, narices rojas y ropas intervenidas. Ahora sí, el “Ciclo Moksha: para la liberación” había comenzado. Este ciclo consiste, según explicó el líder de la banda, en un recital cada miércoles de abril, en Niceto Club. El ciclo se divide en etapas: iniciación, transformación, refinamiento y maduración (esta última será en un show a fin de año). 

Comenzaron a sonar los acordes de Volviendo a casa, el reggae de su último disco, Mi sol mayor, y el público empezó a gritar y a saltar. El show se caracterizó por los enganches que realizaron durante la noche entre diferentes canciones, como por ejemplo, el primero entre Triste y melancólica, Desde el fuego y Todos los fuegos, seguido de Vuelve canción, La Capital, en donde brilló Tom en la armónica, y Estado mental

No faltaron los clásicos como Me caigo adentro, Peiname, Pensar de más, Bienvenida y Karma, donde bajó una bola de espejos y Niceto se volvió una fiesta. A su vez, tocaron varios temas del disco Ciudadano del mundo, como Distancia, Sereno Moreno, Cumbia del mundo y Los wachos. Llamaron al escenario a Adrián Berra, quien se presentará en mayo en Café Vinilo, e hicieron uno de los temas más conocidos de él: Ya sabés. Lo cantaron a dúo Adrián y Joaquín, acompañados por los demás miembros de la banda. 

Uno de los momentos más esperados por los fanáticos fue el dueto entre el cantante principal y Josefina, quienes juntos cantaron Acariciar lo eterno. Al finalizar la canción, el conocido “olé, olé, olé, olé” salió de la boca de todo el público alabando a la corista, quien se emocionó hasta las lágrimas. 

Francisco brilló también en su momento, acompañado por juegos de luces y el coro de los presentes, cuando sonó Quiero estar, tema del último álbum que interpreta él mismo. “¿Cómo la están pasando?”, preguntó, y a la respuesta unánime del público respondió: “¡Yo la estoy pasando mejor!”

Siguieron otros enganchados entre Dubi dubi y el conocido Voce, junto con fragmentos cortos de las canciones Soy maceta, Hola hola y Fuerzas. El pogo multitudinario y los globos de colores volando por el aire estuvieron presentes cada minuto. 

En las paredes del lugar se veían pegados cuatro afiches con marcadores, todos con la misma consigna: escribir una canción entre todos. Los Jeites ponían solo el título y lo dejaban a libre interpretación para que cada uno escribiera lo que quisiera. Uno de los títulos era Yo también fui un pájaro una vez, y el otro De un polvo venimos. Luego, con cada frase, la banda improvisó cada canción. Una propuesta innovadora y divertida para ver y escuchar. 


Se hicieron las 23:40 y el primer show del “Ciclo Moksha: la iniciación” ya estaba por finalizar. “Amigos y amigas, seres humanos, seres sensibles, gracias”, dijo Joaquín. Comenzaron a sonar los acordes de Polvo de estrellas, canción con la que cerraron. Al finalizar, saludaron y se despidieron con el agite del público de fondo. “¡Más amor, por favor!”, expresó el cantante, y ahí sí, desapareció del escenario junto con el resto del grupo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario