Buscar este blog

6 mar. 2018

Oscars a la mexicana


El Olimpo del cine hollybudense celebró el domingo pasado la 90º edición de los Oscars, la entrega de premios más relevante en la industria. A lo largo de los años, un montón de tipos blancos decidían que era lo mejor del cine, sin tener en cuenta la opinión pública o la inclusión social. Aunque sigue existiendo esa distancia prepotente, el talento de aquellxs, que antes pasaban desapercibidxs, pudo abrirse paso en la alfombra roja.


“No digas La La Land, no digas La La Land”, se repetía a sí mismo Mark Hamill, mientras estaba por anunciar a “Dear Basketball”, como mejor corto animado. Es que no es para menos, ya que parecía que el staff había traído con el delorean a Jimmy Kimmel, Faye Dunaway y sobre todo a Warren Beatty para enmendar el bochornoso momento del año pasado. La noche estuvo compuesta por los mejores temas musicales, mensajes positivos en cuanto al reconocimiento de mujeres y minorías, y hubo un solo chiste de Donald Trump, se ve que es “mufa”, teniendo en cuenta los errores del 2017.


La noche abrió con los nominados a mejor actor de reparto, una estatuilla que se llevó Sam Rockweel por “Tres Anuncios para un crimen”. Frances Mcdormand también ganó como mejor actriz en esta película y dio uno de los discursos más potentes, al alentar nuevos proyectos liderados por mujeres. La cinta estuvo nominada en varias categorías, entre ellas a mejor película. La historia trata sobre una madre que pone unos anuncios en la ruta cerca de un pueblo de Missouri y trata dejar en evidencia la incompetencia de los policías (todos hombres) encargados del caso de su hija, que fue violada y asesinada. Es un drama fuerte, con tensiones en los diálogos y una evolución de lxs personajes que pasan por varios conflictos.  


La que si ganó a mejor largometraje fue “La forma del agua”, de Guillermo del Toro, quien también se hizo con el titulo de mejor director. Fue el film con más nominaciones, estando en un total de 13 categorías. Del Toro se lanzó a realizar una historia sin compromisos que no puede catalogarse en un solo género. Nos centramos en la vida de Lisa, una mujer muda contratada para limpiar un centro de investigación estadounidense, pero un día, un ser misterioso comienza a interactuar con ella. La búsqueda de propósito, estar fuera de la cotidianeidad, el amor de diferentes formas, son características que aparecen en la trama. 


México sin dudas se convirtió en el epicentro de la ceremonia, no solo por “La forma del agua”, sino que además “Coco” ganó a mejor película animada y mejor canción original (que raro Disney). Compitió con “Loving Vincent”, un exponente único en su tipo, ya que es la primera película completamente pintada y animada. Pero el argumento de la búsqueda espiritual y personal en la que hizo hincapié el director Lee Unkrich, pudo conquistar a la academia. Al final Pixar siempre utiliza la misma formula, yendo a lo mas endeble pero atrapando al espectador.


¡Ahora si! Era el momento de que Gary Oldman tuviera su merecido Oscar a mejor actor por protagonizar “Las horas más oscuras”. Se nota desde principio a fin la dedicación exhaustiva que tuvo con el personaje al reproducir los movimientos, la forma de hablar, expresiones faciales y que gracias al guión logra ser entrañable en la ficción, a pesar que en la vida real Winston Churchill era un racista. Siguiendo por “casualidad” la línea paralela de Dunkerque, que fue multipremiada por su edición y su banda sonora, se nos narra la historia de una batalla política que nos hace sentir el peso de las decisiones de los más poderosos. Es un manual de cómo se hace una puesta en cámara y un recordatorio de que no importa lo malo que sea un sujeto, si tiene poder hasta es probable que le crezca una aureola arriba de su sombrero burgués. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario