Buscar este blog

5 sept. 2017

Salvamos La Trastienda esa noche.


El miércoles 30 de agosto fue un nuevo cielo en medio de la semana que se abrió con un estruendo azul seguido de “Escalofríos” en la piel y en los instrumentos. 

por Bárbara Ailén Montesano | Forografía: Dani Artigas 

Una Trastienda agotada se hizo presente, casi puntual, con el micro himno: “¡Piñatero, Carajo!”. Comenzó “Introspectivo” y acompañó a las mini misas amigueras que se compartían el disfrute de la canción. Siguió “Blanco Fácil” y algunas cabezas dándole la espalda al escenario por un segundo y compartiendo esa frase específica y con código secreto al/la compañero/a.

Un primer corte le dio espacio a “Requiem” donde el clima paso de un frío azul a un rojo encendido en las gargantas gritándoles a la bronca de “llorar por un hijo de puta”.

A continuación “Canción de Cuna” con su “Pi - ña - te - ro” seguido de “La puerta detrás del ropero” con Panter, cantante, sumándose al coro inventado de “vacías”. “Josefina” de la mano de “Quizás Así” introdujeron a “De bar en peor”, resaltando con belleza este "resbalón en San Telmo" con sentido. 

En el momento más sensible de la noche comenzó “Los asuntos del miedo” y los carteles con la foto de Santiago Maldonado se alzaron todavía más alto junto con un mensaje desde la banda subrayando que “no no guiemos por nuestras diferencias, sino por lo que nos une” Dijimos NUNCA MÁS. “30.000 luces” coronó emocionando la piel seguido de “La Urgencia”. 

Un nuevo intervalo intentó el cambio de clima y una calidez arrasó junto a “Norte”, que convocó un espacio para pensar en esos sueños que pueden liberarnos. 

El show nuevamente se levantó en euforia con “Ícaro”, seguido de “Lunar”, “Veredas” y “Sonrisa” donde el público demostró pasión en forma de lluvia de papelitos y los músicos respondieron con sonrisas, como pacto implícito. 

Se anunció la próxima gira por Bahia Blanca y Mar del Plata, y la presencia en el Festival BARock el 16 de octubre. 

Retomando, luego de “A donde se nos fue el sol” y “Tristeza”, Sofía, la ahijada de Panter fue la elegida para sacar al número participante por entrega de alimentos no perecederos que se llevó un premio del kiosco de la banda. Al retirarse, con un “Los quiero mucho” y sus pocos años, enterneció el lugar. 

Subió la temperatura con “Fiebre” seguida de “Despertador”, “Tu Can”, “Residuos” y De La Gran Piñata, nuevamente agradeciendo con humildad, se despidieron y desaparecieron de la vista, pero no del corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario