Buscar este blog

5 ago. 2017

Designated Survivor: Los anteojos al poder

¿Qué es lo mejor que le puede pasar a un país? Que Keifer Sutherland, heredero de Chuck Norris, sea el presidente. Misterio, variedad de personajes, conflictos y acción son algunas de las razones por las cuales no vas a poder dejar de ver de esta serie. 

por Lucho Capristi

El actor que dio vida al mítico Jack Bauer de la serie 24, vuelve menos gritón y sin tantos tiros a la Casa Blanca en forma de fichas de Presidente de los Estados Unidos. Ahora interpreta a Tom Kirkman, un Secretario de Vivienda con anteojos grandes, perfil bajo y una buena vida. Pero en un día mundano de su vida lo nombran Superviviente Designado por razones de seguridad, es decir, que si hay algún problema mientras se reúnen los políticos estadounidenses, nuestro anteojito sería el presidente. Y si, algo pasa.

Decir lo que pasa (aun que pasa en el minuto 4) en lo personal, lo considero SPOILER, pero digamos que por culpa de un suceso Kirkman se vuelve presidente. Va tener que resolver los problemas del país junto a un gran elenco de personajes, de los cuales sospecharemos desde el primer minuto a causa de una conspiración de la talla de Lost o Los Expedientes X.

El creador de la serie, David Guggenheim, trae para la cadena de televisión ABC una historia que busca entretener. No tiene los mejores diálogos, las subtramas pueden ser aburridas y los cliché aparecen. Pero aunque pongan una publicidad de autos sin sentido (que la hay), cumple su cometido y no podes evitar darle al siguiente capitulo. No solo porque deja la historia picando al final de cada episodio, sino que la trama que presenta es interesante desde los primeros segundos. 

Todo es adrenalina. Cada paso hacia adelante que se da en el transcurso de la serie son dos para atrás, nuestro protagonista parece ir de mal en peor y todo Estados Unidos es un caos. Ni se esfuercen por comparar a Designated con House of Cards, aunque tratan temas inverosímiles dentro de la política que Donal Trump sea presidente no cuenta, son totalmente opuestos. Frank da miedo y Kirkman genera empatía. 

Gracias a lo antes mencionado, la serie está dirigida a una mayor audiencia, para mirar en familia y sacar teorías de lo que sucederá en el próximo capitulo. Tiene “alivios cómicos” para oxigenar la trama, tiene momentos de reflexión sobre la amistad, la familia y aunque suene cursi son características aplicadas en dosis justas, y eso en el mercado de hoy es difícil de conseguir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario