Buscar este blog

8 jul. 2017

Frank Underwood: “Cazar o ser cazado”

Estoy escribiendo esta entrevista mientras intento salir de Estados Unidos, sin saber cual será mi futuro. Temo por mi vida. Tuve una charla con un legislador de la Casa Blanca, un congresista demócrata de Carolina del Sur. Un tal Frank Underwood

por Lucho Capristi

Su nombre es Francis Underwood, pero lo conocen como Frank. Al parecer nadie quiere hablar con él, muchos medios le temen, yo no le tenía miedo. Hasta que lo conocí. Arreglé una entrevista, pero el lugar de encuentro era en el Museo Nacional de Historia Natural en Washington, desde el vamos me pareció raro. Este hombre se me acerca con un traje, una corbata azul y unos ojos que al primer contacto con los míos ya me hacen poner nervioso. Se me advirtió de su acento sureño y manipulador, pero no de que era uno de los políticos más despiadados de todos los tiempos. 

-Usted recibió formación militar, estudió leyes, es legislador, pero aun no tuvo el puesto de Secretario de Estado que le prometió el presidente Garrett Walker ¿Se siente traicionado? ¿Dolido?

(La sonrisa halagadora se disipa automáticamente y veo la expresión más seria y temible de un rostro).

F.U: Hay dos tipos de dolor. El que nos fortalece, o el dolor inútil, el que es solo sufrimiento. Yo no tengo paciencia para las cosas inútiles. 

-¿Entonces se va a “fortalecer”? ¿Piensa llegar al puesto de otra forma?

F.U: El poder se parece a los bienes raíces. Se trata de la ubicación. Cuanto mas cerca se está de la fuente mayor es el valor de la propiedad. Y para los que queremos escalar la cima de la cadena alimenticia debemos ser despiadados. Hay solo una regla: Cazar o ser cazado.

-¿Quiere decir que alguien está tras de usted? O ¿Usted está tras alguien?

F.U: Estoy obligado. Contra más alta sea la montaña mas traicionero será el camino. El camino hacia el poder está pavimentado con hipocresía…y victimas. Nunca arrepentimiento. Ni permiso. El león no pide permiso antes de comerse a la cebra. 


-En un informe describen que no le importa pisotear cabezas para alcanzar sus metas ¿Lo mismo hace con sus amigos?

F.U: Los amigos son los peores enemigos

-Entonces ¿Qué mensaje intenta transmitir a sus enemigos? ¿Intentará atentar con sus vidas?

F.U: Quisieron matar a un dragón y fallaron con su puntería. Ahora que enfrenten el fuego. 

-Usted quiere llegar al poder pero ¿Cómo logrará convencer al pueblo estadounidense de los ideales que propone? 

F.U: El pueblo estadounidense no sabe lo que le conviene. Yo si. Se exactamente lo que necesitan. Son como niños. Tengo que limpiarles las manos y la boca. Enseñarles a distinguir el bien del mal. Un día les diré que saluden a su papi. 

Con terror doy por terminada la entrevista y me despido sin estrecharle la mano. Bajo las escaleras apurado, con temor, pero hay un auto esperándome. Dentro puedo ver a una mujer con unos ojos fríos como los de Frank. Creo que es su esposa. Yo me paralizo y lo único que puedo escuchar de su boca es: “Mi turno”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario