Buscar este blog

9 jun. 2017

Mr. Robot: un virus troyano en forma de serie


“A la mierda la sociedad… quiero salvar al mundo…”, parecen las frases de un adolescente enojado con aires de rebeldía, pero no es así. Elliot Alderson (Rami Malek) es quizás lo más cercano que tenemos a un revolucionario de nuestra época -y lo más cómico es que no existe en nuestra realidad- , pero ¿Un revolucionario para qué? Para derrocar a todos los sistemas.
por Lucho Capristi

Mr. Robot relata la misión de Elliot, un joven antisocial adicto a la morfina que de día trabaja como programador en una empresa de seguridad cibernética, pero de noche se convierte en un hacker justiciero cazando contrabandistas, asesinos y pederastas. Todo lo anterior se vuelve secundario cuando conoce a un vago en el subte, apodado Mr. Robot (Christian Slater), que quiere destruir a toda costa el conglomerado más grande del mundo y junto con eso, el modelo capitalista.

No se dejen engañar. El público también forma parte del acto anárquico desde el minuto cero. Elliot rompe de manera constante la cuarta pared, y cuando la cámara lo enfoca es solo nuestra mirada la que se posa. El hacker nos preguntará, nos pedirá ayuda, se enojará y se encariñará con nosotros. Como si fuera un "Dora la Exploradora", pero con una crítica social un poco más profunda que una latina caminando siempre con una mochila para aprender inglés.

Hay detalles en la serie que enriquecen y hasta resultan interesantes. El creador de Mr. Robot, Sam Esmail, dijo que dentro de su obra se pueden encontrar referencias a Matrix, American Psycho, El Club de la Pelea y V de Vendettapero todo “en un ámbito realista”. Es más, todos los capítulos son filmados en Nueva York, donde se capta una esencia gótica y multitudinaria que hace recordar al centro de la Ciudad de Buenos Aires.

Mr. Robot es un caballo de Troya silencioso, que avanza a paso firme, y aun el mundo no se da cuenta de su cometido o, como se pregunta Elliot, “¿será que queremos estar sedados?”. La serie cuenta con excelentes críticas, puntuaciones casi perfectas de diarios y sitios respetados, un premio Emmy a mejor papel protagónico de drama, un Globo de Oro a mejor actor secundario y a mejor serie del año. Son solo algunos méritos que compiten con actores de la talla de Kevin Spacey y series de renombre como Game Of Thrones, Sherlock y Homeland, con apenas dos temporadas. La mayoría que vio la serie, la cataloga como “un clásico moderno” y que en el futuro dará de que hablar. Por eso es cuestión de tiempo para que este “virus” se empiece a expandir.

Usa Network, la cadena a cargo de transmitir Mr. Robot en los Estados Unidos, después de la primera temporada, lanzó un programa aparte de 50 minutos donde analizan y teorizan sobre que se tratará el siguiente capítulo. Se abrieron blogs para debatir, se pueden ver video reacciones en Youtube y hasta hay profesores en distintas universidades de Norteamérica que etiquetan a la serie como “un bicho raro anti sistema que incentiva a mirar de reojo el mundo y a la cultura hacker”.

La cultura hacktivista, es definida como la “la utilización no-violenta de herramientas digitales ilegales o legamente ambiguas, para perseguir fines políticos”, y esto tiene relación con la serie. No por la trama, sino por lo que hay más allá. Todas estas herramientas y actos de hackeo son mostrados en Mr. Robot paso por paso, no es solo un chico apretando botones rápido y sin sentido frente a una pantalla. Los actores tuvieron que hacer un curso intensivo para teclear algoritmos en minutos.

Pero muchos tienen opiniones sobre lo que es un hacker o los ideales que estos tienen. La verdad es que su cultura busca el bien común. “Muchos creen que ser un hacker es entrar en el facebook de una persona. Si bien hoy en día un chico con una pantalla puede desatar la tercera guerra mundial, el verdadero hacktivista quiere romper con ese estigma y lograr la paz”, aseguró en una conferencia de computación el programador mexicano Manuel Morato.

Mr. Robot no tiene pelos en la lengua a la hora de hablar de distintos gobiernos, empresas, corporaciones y religiones. Su crítica es feroz y eso es lo que llama la atención. “Si estás aquí junto a mí, es porque sientes que el mundo no es buen lugar”, sentencia el personaje Mr. Robot.

No hay comentarios:

Publicar un comentario