Buscar este blog

16 jun. 2017

Josefita en Roxy: organización y amor

Viven en comunidad, son trabajadoras, pacientes y perseverantes. Son capaces de llevar algo por kilómetros para ayudar si es necesario. Trabajan con un fin común en mente y nunca anteponen su propio beneficio al de la comunidad y no se dan por vencidas fácilmente. Como en la vida -dónde lo que las caracteriza es el dote para la organización- en la escena del under local, si las hormigas se organizan, pueden hacerla temblar. Eso sucedió el mes pasado, cuando Josefita volvió al Roxy y hubo baile para rato. 
por Cande Cafiso | fotos: Ailu Martinez

Una hormiga siempre hace todo lo que está a su alcance para cumplir con su trabajo sin importar los obstáculos que se le presenten: independientes y autogestivos, con mucho laburo encima para que sea como lo soñaron, pasadas las 21; salieron al escenario para regalar una declaración de principios de cómo eligen concebir a la vida: “A esta vida me gusta vivirla sin tantos tapujos, y en cosas sencillas ir descubriendo grandes lujos… A esta vida me gusta vivirla juntando emociones, tambores, cuerdas, pasiones se hicieron canciones”. Una melodía que auguraba una noche hermosa; donde los globos, las sonrisas, y los abrazos entre los fieles seguidores ya eran los protagonistas. 

Siguieron “Dónde” y “No consigo” -esta última del reciente y gran trabajo discográfico “Baile para Rato”- que calmaron los ánimos festivos pero no la alegría de estar compartiendo esa noche con amigos. Para que todos los presentes muevan los pies llegó una suerte de cumbia contestataria, “Salgamos todos a las calles” con “El denis” acompañando en percusión, un amigo de la casa. Más tarde, Cristian Casafus -bajista de Arde Roma- aportó su energía en “Angelitos de rutina”. “Buenas noches, teníamos muchas ganas de encontrarnos”, contó Agustín Cerrizuela -el encargado de darle voz a la lírica- y sus palabras se fundieron en gritos y aplausos por parte del público que demostraron la reciprocidad de ese deseo consumado.

Las hormigas pelean cada reto hasta el final, ponen el pecho y son valientes. Con “Amanece” -uno de los momentos más emotivos- donde se demuestra verdaderamente el aguante de quienes apuestan por la banda de Lugano, lo dejan en claro: “Lo pasado viejo es, salí y comete la cancha”. Así es Josefita: siempre para adelante, con amigos, con familia, en el barro, juntos enfrentando las adversidades.

Con una lista de 20 temas, la banda que nació en 2005 fruto de las tardes de carnaval en el barrio, repasó desde los temas más viejos hasta los más nuevos: “Las culturas”, “Llevame con vos, “Sueño campeón”, “Todos tus colores”, “Morocha de mi lugano”, “Hace mucho”, entre otros. Sin dudas, otro de los momentos plagados de conmoción fue la versión inesperada de “Tal vez hoy pude entender”, dónde las luces se apagaron por unos segundos y Agustin sentado en un banco agarró la guitarra y cantó junto a sus hermanos de banda: “Por compartir con amigos… por este sueño cumplido de haber soltado mi voz”

“Gracias a todos los que están acá con La Jose. No nos vamos a olvidar nunca más”, agradeció antes del saludo final. Tampoco los presentes. Porque en esa noche fría sobre la Avenida Niceto Vega, además de un mensaje de lucha y resistencia, todos se llevaron el cóctel de antídotos más genuino en un mundo complejo: el rock, la amistad, el barrio, la familia y el carnaval. El alma acomodada y una gran lección: en esta banda además de la organización abunda “la fuerza que todo lo puede”; el amor.


1 comentario:

  1. Más que una nota un espejo...es emotivo hasta la piel este relato de la noche en Roxy...gracias....todos lo sentimos así ...Vamos las Hormigas!!! vamos por más !!! vamos por todo !!!

    ResponderEliminar