Buscar este blog

8 abr. 2016

Abril, un tanto febril I | Punto de Inflexión

Barrio Sarmiento. Esteban Echeverría.
Apenas pasaban 5 días del mes de abril, atrás quedaban manifestaciones, grandes movilizaciones como la del 24 de marzo recordando a las 30 mil luces que hoy brillan más que nunca, pasaba el Día de los Veteranos y Caídos en Malvinas. Llegaba abril, para muchos pibes un mes bisagra, para otros el mes más lluvioso de otoño, un mes gris un tanto febril. 
por Lionel Escobar

A 3 días del mes de abril se destapó la olla internacional donde se ven involucrados mandatarios y funcionarios de primera línea, no nos quedamos atrás. Encabezamos listas a investigar por presunto lavado de activos y evasión fiscal, la "viveza criolla" que se vuelve en contra. La lluvia de inversores pronosticada se vio interrumpida, entre finales de marzo y comienzos de abril, por paro de empleados de Subte Líneas “B” y “C”, movilizaciones gremiales, paro de auxiliares en la provincia de Bs. As. y marcha docente (entre los echos más importantes). En ese lapso llegaron las reducciones que engrosaron el número de trabajadores en la calle, un índice de pobreza que se incrementó y una herencia del gobierno anterior que, según el INDEC de Cambiemos, fue de un crecimiento del 2,1 %. 

La humedad se tornaba insufrible en los huesos, la lluvia de inversores, se ve, continuaba sin GPS y lo único que caía de punta eran las sociedades “offshore” de la familia del presidente, seguido de funcionarios públicos intentando justificar lo injustificable, todo acompañado de un periodismo previamente “independiente” que no hace otra cosa más que cuidar propios intereses.

Así llegamos al 5to día del mes de abril, un martes sin lluvia, gris, apático, un tanto febril con más pronostico de lluvias, de grandes movilizaciones; de finalización de contratos sin vísperas de renovación; de aumento de tarifas en transporte e impuestos; inflación...y la carpa del circo mediático tapándolo todo, minimizando al escándalo mundial del "Panama Papers" con la detención hollywoodense de un ser nefasto que, de antemano, se prestaba a declarar por propia voluntad. 

Y ese sabor como a metálico que nuevamente se aloja y anuda en la garganta volvió en los pibes de barrio, otro fallo injusto que nos pega directo en la sien y nos deja mirando directo a ese cielo gris... gris como el metal. Reflexionando, trazando un surco en el alma, escuchamos y vemos lo que tira la caja boba que justifica lo injustificable, que juega a la "Liga de la Justicia" con aires de "GI-Joe" y es en ese momento donde caen las fichas de dominó, vislumbramos como el velo de la Justicia se ajusta cada vez más, y no por su imparcialidad, por vergüenza. 

Y así vemos como todo comienza a secarse alrededor de los pibes de barrio a partir de ese martes de un abril gris, apático, un tanto febril.

No hay comentarios:

Publicar un comentario