Buscar este blog

3 ago. 2015

Nuestro Proyecto: "La Habladuría"

La Habladuría, el Proyecto
por Eber Iraizoz

Era un lunes normal en Temperley, de esos en los que la jornada ya terminó y por suerte lo único en lo que se piensa es el ocio, no hacer nada; redes sociales al taco; series; vídeos de datos extraños; necrofilia... cosas normales que hace la gente el primer día de la semana. Pero esto que les voy a contar no la va de eso, va de otro cuento. 

Resulta que con mi compañero estrella, el gran Gonzalo Rodriguez, debíamos dilucidar que íbamos a cenar además de vino, por esa razón andábamos deambulando la coqueta zona central de Temperley observando locales alimenticios, ya saben verdulerías, carnicerías, chinos, dietéticas (es mentira pero queda bien) la onda es que me di cuenta de que estaba lleno de estos negocios, que la ciudad no tiene nada atractivo para el ocio, por lo menos en el centro y se me ocurrió una idea que puede resultar "brillanté". 

Mi propuesta no sólo es atractiva, sino también innovadora y a mi colega lo dejó de culo. Se trata de una "Habladuría", se preguntaran de que carajos se trata, bueno ahora van a tener que prestar atención. Una habladuría en mi diccionario "es el lugar en que la gente que está aburrida, tiene problemas o pasa por ahí encuentra a dos tipos que le prestan el oído", básicamente nunca antes visto. 

Los pesimistas del todo seguro que van a decir que eso lo hacen los psicólogos. Lamento informarles que nosotros no aconsejaríamos a nadie y sólo nos embriagaríamos con los visitantes, seríamos unos "amigos de turno" que prestan un poco de atención y ayudan a la gente a encontrarse dentro de su mundo perdido. 

A continuación 5 ejemplos de situaciones en "La Habladuría"  

1- Un laburante baja del tren, tiene que hacer tiempo para encontrarse con su novia . ¿Qué hace para pasar el tiempo? viene al local, se encuentra con nosotros y charlamos sobre su día. Solucionado el problema 
2- Se peleó con su amante, no sabe que hacer, viene a vernos, se encuentra con otra visitante y la flashea. Resulta que es la prima de Gonzalo, pero los visitantes están primero. Solucionado el problema  
3- Viene un mimo, un colega que tiene problemas porque habla y no debería. No lo aconsejamos, no hablamos con él, pero él tampoco dice nada. Solucionado el problema  
4- Cae el chino de la vuelta, no hablamos su misma lengua, pero se nos hace simpático porque siempre le compramos alcohol, no entendemos si tiene un problema o está aburrido así que no hacemos nada y bebemos. Solucionado el problema  
5- Nos visita bromatología, pero nosotros no tenemos nada de esas cosas, así que nos piden disculpas, bebemos algo y se van. Solucionado el problema 

Espero que con las situaciones recién detalladas entiendan de que se trata mi proyecto, no tengan la menor duda de que lo vamos a llevar adelante porque, además de faltarnos un par de jugadores, creemos fehacientemente que las habladurías van a ser el próximo emprendimiento de moda al mismo techo que llegaron los frigoríficos, los garages y quien te dice alcancemos el éxito de las canchas de paddle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario