Buscar este blog

25 feb. 2014

"Con hermanos es mejor"

El viernes el escenario de Groove fue testigo de una noche de esas que no se olvidan con facilidad. Por él pasaron Sargento Ginebra, De La Gran Piñata y Salta La Banca, un triplete de estilos diferentes pero que denotan una gran hermandad, una virtud destacable en el rock de estos tiempos. 


Por Eber Iraizoz - Fotos: Inés Guerriere - Vecinos Enrockados

    La noche empezó pasadas las 23 en el local de Palermo, el primer turno y apertura de la jornada le correspondió a Sargento Ginebra Una banda que rescata lo mejor del rock de los setenta, que posee entre sus filas a músicos virtuosos y que tiene la capacidad de permitir al espectador volar a una época maravillosa de la música. Los afortunados que ingresaron a esa hora pudieron escuchar al Panter de De La Gran Piñata cantar “Sucio y Desplolijo” y a Santi “El Viejo”, dos clásicos de Pappo.

    El rock volvió a sonar desde el escenario con los primeros acordes de “Borracho”, un clásico de De La Gran Piñata, pero que contó con los músicos de Salta La Banca. La misma escena se iba a repetir antes de que toque Salti, pero con los músicos de la Piñata interpretando “Brújula”. 

    De La Gran Piñata demostró que logró consolidarse en la escena como una banda potente, con un mensaje que cala hondo en cada uno de sus seguidores y brindó una lista acorde a la situación que pasó por temas de sus dos discos “Miércoles” y “Viaje al centro de uno mismo”. Abrieron con “Under”, “Polvo y arañazos” y el infaltable “Montaña Rusa”, inicio contundente si los hay. La continuidad estuvo a cargo de canciones como “Anguilita”, “Sonrisa” y “Veredas”, entre otras y el cierre fue para aplaudir de pie, para romperse todo en el pogo o para levantar a alguna chica en hombros, ya que con “Despertador”, “La historia de la mosca y la araña” y “Josefina”, lograron demostrarle a algún desprevenido la esencia de la piñata.

    El Panter se tomó un tiempito para advertirle a los piñateros que el show en Cosquín Rock no tendrá la duración a la que están acostumbrados. De todas formas, los seguidores le hicieron saber que ese no era un impedimento para viajar y disfrutar del debut de la banda en el festival.

   

Salta La Banca empezó a tocar a altas horas de la madrugada, con un comienzo para la añoranza y hasta el lagrimón, abrieron con “Desnudando un ángel” y “Destilando Optimismo”, dos de los que nadie quiere que se vayan. La primer parte no tuvo mucho de “Visceral” sólo “Mejillas de amapola” y “Invierno tibio” en ese momento Santi hizo mención de que ya estaría pronta la salida del video de este tema. Siguieron con “Él”, “Tu” y“Yo” de “Copla”, en ese fragmento hicieron referencia a la lucha por la justicia en el caso de Luciano y la reivindicación de las experiencias de autogestión en colegas y medios de comunicación alternativos.

    El intervalo contó con una sorpresa que pocos esperaban: El Bordo apareció en el escenario de Groove para aumentar un poco más la cuota de hermandad entre bandas, ese fue el mensaje de Ale Kurz al final un mini set de tres temas que comenzó con “Existir”, tema que formará parte de su nuevo trabajo, “Volando” con Aysine de invitado y el himno “Soñando despierto”.

    La segunda parte de SLB empezó con un par de cumbias y “Visceral” a pleno, sonaron “Paladín”, “Heidi”; “Tan blanca tan azul” y “Laburo”, pero el cierre fue feroz. Tocaron “Somos” con Agustín de Josefita como invitado, “Que nunca se repita”, el constante pedido de justicia y libertad para Callejeros, la jornada finalizó con dos batacazos “La espada del recelo” y “Labios de Café” lo que hizo que los presentes completen una noche de esas que no se olvidan, de esas a las que siempre queremos volver.








6 feb. 2014

El Rock no para, el Rock sigue: Fechas 7 y 8 de febrero.

Para acceder a la info de cada fecha sólo clickea en las imagenes





El Bordo en el Parque José Hernandez, Presidente Perón y Coronel Mon, San Martín. Entrada libre y gratuita.




 



5 feb. 2014

"No olvidar, siempre Resistir".


Por Eber Iraizoz - Vecinos Enrockados

El primer martes de Febrero no parecía ser muy auspicioso para una gran convocatoria, creo que la mayoría habrá ido a Tribunales con esa mentalidad, la de pedir justicia sin importar cuantos vayan. De todas formas las remeras amarillas se multiplicaron pasadas las doce del mediodía y generaron un marco apropiado para una lucha tan importante como es la LIBERTAD de CALLEJEROS tirando por la borda todas las especulaciones sobre la cantidad de concurrentes.

La plaza de Tribunales parecía una exposición de banderas, se veían trapos de todos lados y Callejeros sonaba en todo el lugar, con criolla y redoblante, con celulares y con la voz, con esa voz que cada vez truena más fuerte pidiendo justicia, soñando con volverlos a ver pronto.

La elección del lugar no fue azarosa, el inicio de las cesiones de la Corte Suprema de Justicia ameritaba que los que consideramos que Callejeros es inocente estemos ahí. 

Para hacerles saber a los jueces que la música no mata y que somos muchos los que esperamos que el fallo se revea. Cerca de las dos de la tarde la calle se cortó, eso que parecía estar un poco disperso se unió, las banderas flamearon y los pibes empezaron a agitar dejando muda a toda la fuerza policial que se aglutinó en las escaleras de Tribunales.
En los ojos de los pibes se puede ver ese anhelo constante de libertad, de necesidad de que se haga justicia, que los pibes finalmente puedan estar afuera, con sus familias y haciendo lo que les gusta, lo que saben hacer, música.