Guasones en Obras: no hay otro igual


La banda liderada por Facundo Soto se presentó el viernes 5 en el templo del rock, en lo que fue la primera fecha de un doblete para festejar su vigésimo quinto aniversario.
Por: Javier Jiménez / Fotos: Nicolás Suárez

Cada vez que se asocia Guasones con Obras, todos los seguidores piensan en El rock de mi vida, el CD-DVD grabado en 2006 en ese mismo lugar. Con ese antecedente que quedó grabado para la eternidad, cada fecha de la banda en este templo es especial y genera muchas expectativas.

En un marco de crisis económica, causa del ajuste del gobierno, hacer dos fechas podía ser una apuesta muy grande por parte de la banda. Sin embargo, con el pasar de las semanas y los meses, la venta de entradas fue muy positivo, hasta que fueron llegando los anuncios de campos y plateas agotadas, dejando algunas entradas generales a la venta.

Esto se notó cuando el día viernes, pasadas las 21, todo el recinto estaba lleno, a la espera de que la banda apareciera en escena. Finalmente, media hora después, fueron entrando los integrantes, uno por uno. El tema de apertura fue Soledad, al cual lo siguió Shaila show (para el delirio del público) y Juancito (Un viento fuerte) con Estrellas completaron el arranque del show con temas de los inicios de la banda.

Con un Facundo Soto encendido, por momentos sólo cantando y en otros tocando la guitarra eléctrica o la acústica, el show fue transitando por momentos tranquilos (como con Todavía o My love, con armónica del cantante incluida), o también con momentos de rock con Nada que ganar y Hasta el final (temas del disco más reciente) que permitieron que la lista fue por distintos lugares, tanto rítmicos como de su historia.

Como en todo cumpleaños, los invitados no faltaron: Alfredo Toth y Pablo Guyot productores de Toro rojo y Esclavo, aportaron guitarras en Reyes de la noche; Manu Quieto, de La mancha de Rolando, aportó acústica y voz para Magdalena. En medio de la noche, Junior Lezcano de La 25 subió para Caballo loco; Gonza Serodino, ex guitarrista de la banda, subió para Farmacia; Jimmy Rip, productor de Locales calientes y conocido guitarrista norteamericano, subió para Baila baila y Gracias, tema en el que también subió Ale Kurz, de El Bordo, a sumar su voz.

Desde 2016, la banda apostó por acortar el número de músicos sobre el escenario y sacar los vientos, algo que brindaba más posibilidades de hacer un sonido más parecido al que buscaban. Desde ese momento y hasta hoy, esa búsqueda sigue dando sus frutos, ya que en canciones como Pasan las horas o Me estás tratando mal, se puede disfrutar ese sonido de "rocanrol", que tan bien le queda a Guasones.

Los puntos fuertes son varios: puede que el más importante sea el privilegio de tener un showman excelente como es Soto, que no deja que la noche baje ni un segundo, ya sea cantando o agradeciendo al público y a la familia por bancar siempre. Luego, también están los coros de Matías Sorokin y de Maxi Tymcyszyn, que hacen ese aporte además de tocar de manera increíble la guitarra, lo que hace que los solos sean disfrutables.

Todo esto hizo que la primera noche de los dos Obras fuera una fiesta, con el cierre de Amaneciendo y Dame, esa canción que suele aparecer hace más de 10 años en el final de la lista. 

Con el aviso de que no se pudo probar sonido, quizá se podría hacer esa crítica a lo que fue el show, pero realmente no se notó, salvo en algún detalle mínimo. La realidad es que Guasones cumplió 25 años y sigue en constante crecimiento y evolución, ya sea con temas nuevos, reversionando los viejos o mejorando la producción de sus vivos.

Comentarios