¡VIVA ZAPATA!


Un breve repaso sobre una de las cantantes más importantes de la última década del siglo XX.
Por: Guadi Álvarez

Los años 90’ fueron marcados por varias cosas, entre ellas MTV, Maradona, la disolución de la Unión Soviética, Michael Jordan, el Dream Team y un resurgente nuevo sonido rock, y a la vez movimiento, llamado “grunge”.

Este último crecía cada vez más como movimiento y estilo musical. Con Nirvana como abanderado y su epicentro en Seattle, varias bandas soñaban con alcanzar el éxito y la masividad, entre ellas The Gits.

The Gits se diferenciaban de las demás bandas por dos cosas en particulares: la primera por sus acalorados y energéticos shows y la segunda por su vocalista, Mia Zapata.


Mia tenía una voz singular, potente y desgarradora, incluso muchos la comparan con la voz de Janis Joplin. Desde niña mostró una conexión especial con la música y aprendió a tocar la guitarra y el piano. Se caracterizaba por tener “un espíritu luchador”, quizá haciendo honor a su nombre (se dice que su padre era pariente lejano de Emiliano Zapata).

El estilo musical de The Gits tenía influencias el jazz y el blues y, obviamente, el punk, y sus liricas estaban cargadas de ideologías y realidades. También se caracterizaban por su independencia y su activa postura social. El grupo organizaba sus propios conciertos y giras ya que no contaba con un manager. 

Su discografía es demasiado corta, pero memorable, solo cuentan con dos trabajos de estudio: Frenching the Bully (1992) y Enter: The Conquering Chicken (1993). Este último se encontraba en proceso de grabación cuando paso lo peor.

El 6 de julio de 1993, la banda estaba festejando en un bar de Seattle lo exitoso que había sido su tour europeo y un posible contrato con la discográfica Atlantic Records. A eso de las dos de la mañana, Mia se despide de cada uno de los amigos y conocidos con los que estaba en el bar y se dirige a su casa, a la cual nunca llego.

Alrededor de 3:20 a.m. una prostituta encontró el cuerpo de Mia tendido en una calle desierta a unos 5 kilómetros de distancia del bar. Estaba parcialmente vestida y acostada de espaldas, con las piernas cruzadas y los brazos extendidos a ambos lados, como en una posición de cruz. Aunque los paramedicos intentaron reanimarla, fue declarada muerta en la escena del crimen a causa de una brutal violación; fue estrangulada con unas cuerdas obtenidas del abrigo que vestía. Mia Zapata, en ese entonces, se volvía tristemente en una leyenda del punk. 

Su asesino no se conocería hasta una década después del crimen, a través de pruebas de ADN, que darían compatible con Jesús Mezquia, un inmigrante cubano que llegó a Estados Unidos en 1980 y que  vivió en Seattle en 1993, según se comprobó. El 24 de marzo de 2004 fue condenado a 36 años de prisión a causa de la excesiva brutalidad y crueldad cometida en el asesinato y violación de Mia.

Fue este crimen el cual alentó a muchas mujeres del ambiente punk a dar forma a lo que después sería el movimiento Riot Grrrl, el cual era explícitamente feminista y abordaba temas como el machismo, los abusos sexuales y las violaciones en el ámbito del rock.

Luego del asesinato de Mia se formó Home Alive, una organización dedicada a enseñar el arte de la defensa personal a mujeres.

En 1994, la banda de punk 7 Year Bitch grabó ¡Viva Zapata!, un álbum homenaje a Mia, en el que algunas de las canciones abordan directamente el asesinato de la vocalista. Ese mismo años Joan Jett escribió la canción Go home en honor a ella. Más tarde fue lanzado el videoclip dónde se representa a una mujer siendo acosada y atacada; pero que es capaz de defenderse contra el atacante.

Si bien su asesinato no repercutió tanto como el suicidio de Kurt Cobain, que sucedió un año después, dio el pie para que se abriera la conversación de la violencia machista y los abusos en ámbitos impensados. 

Se cumplen 25 años del crimen de Mia Zapata, y aun podemos ver que todavía se siguen cometiendo crímenes con el mismo nivel de violencia, y que nos deja mucho que replantearnos como sociedad y seres humanos. 

Y aunque ella no esté entre nosotros, siempre tendremos su música para recordarla.
#NiUnaMenos

Comentarios